Desafíos para la sostenibilidad de los fondos editoriales universitarios

Carmen Santisteban Llaguento*
Universidad ESAN

En el vasto panorama de la publicación académica, los fondos editoriales universitarios desempeñan un papel crucial en la gesta de la ciencia, la difusión del conocimiento y la promoción de la investigación. Sin embargo, enfrentan una serie de desafíos que amenazan su existencia, sostenibilidad y efectividad, desde limitaciones presupuestarias hasta la adaptación a nuevas tecnologías.

A menudo las universidades peruanas afrontan dificultades financieras, las cuales repercuten en todas sus áreas, especialmente en los esfuerzos editoriales. La restricción presupuestaria reduce la capacidad de los fondos editoriales para editar, publicar, distribuir y promocionar un número adecuado de títulos, impide el mantenimiento de altos estándares de calidad, restringe la adopción de nuevas tecnologías y disminuye la competitividad frente a las grandes editoriales comerciales. Sin una inversión adecuada, los fondos se ven forzados a tercerizar y reducir los costos en la producción editorial, acción sumamente contraproducente porque puede afectar la calidad y el alcance de los textos.

Otro reto significativo es la distribución y visibilidad de las publicaciones. A pesar de que los fondos editoriales universitarios producen investigaciones de calidad, con frecuencia carecen de profesionales especializados y de medios para asegurar que sus títulos lleguen tanto a la comunidad académica como al público general. La distribución limitada, en formato físico y digital, restringe la difusión del conocimiento y reduce el impacto académico de las obras publicadas. Además, la competencia con grandes editoriales comerciales, que tienen recursos sustanciales para márquetin y distribución, coloca a los fondos en una posición desventajosa.

La adaptación a las nuevas tecnologías es otro frente de batalla. La digitalización de la información ha transformado radicalmente el sector editorial, y los fondos editoriales universitarios deben adaptarse rápidamente para sobrevivir y mantenerse al día. Esto implica no solo la conversión de publicaciones impresas a formatos digitales, sino también la adopción de plataformas de acceso abierto, la implementación de herramientas de gestión editorial en línea y la mejora de la infraestructura digital para la distribución de contenidos. Sin embargo, la transición digital requiere inversiones significativas, conocimientos especializados y personal capacitado, lo que añade otra capa de complejidad a los desafíos existentes.

Además, deben lidiar con la presión de mantener la calidad y el rigor académico mientras se enfrentan a las limitaciones mencionadas, entre otras. La revisión por pares, un componente esencial para garantizar la integridad y el rigor de las publicaciones académicas, puede verse comprometida por la falta de recursos y tiempo. Por tanto, asegurar revisiones exhaustivas y objetivas es fundamental para mantener la credibilidad y el prestigio de las obras, pero es una tarea cada vez más difícil en un entorno con recursos limitados.

La colaboración y la creación de redes también son áreas críticas que requieren atención. Los fondos editoriales universitarios pueden beneficiarse enormemente de la colaboración con otras instituciones, tanto a nivel nacional como internacional. Estas asociaciones facilitan el intercambio de recursos, la visibilidad de su catálogo editorial, los conocimientos y buenas prácticas, y ayudan a superar algunos de los desafíos mencionados anteriormente. Sin embargo, establecer y mantener estas colaboraciones requiere esfuerzo, coordinación y visión estratégica, y no todas las instituciones están equipadas para hacerlo de manera efectiva.

Es importante señalar que los productos editados y publicados por las editoriales universitarias son esenciales para el avance de la ciencia y las humanidades, y cada uno aporta un valor único a la conversación académica. Al reconocer y valorar esta diversidad, podemos asegurar un ecosistema académico más robusto y equilibrado, donde el conocimiento florezca en todas sus formas, sea accesible y perpetuo.

En conclusión, los fondos editoriales universitarios se encuentran en una travesía muy turbulenta y con grandes desafíos, sin embargo, su papel en la difusión del conocimiento y la promoción de la investigación es más crucial que nunca. Es imperativo que las universidades, los gobiernos, las empresas privadas, la sociedad civil y los lectores trabajen juntos para proporcionar el apoyo necesario y desarrollar estrategias innovadoras para superar estos obstáculos. Solo así podrán continuar desempeñando su valiosa función en el ecosistema académico global.

* Magíster en Administración de Negocios con especialidad en Dirección Comercial por la Universidad ESAN. Actualmente, es presidenta de las Editoriales Universitarias y Académicas del Perú (EU Perú), integrante de la mesa directiva de la EULAC, secretaria de la Asociación de los Correctores de Textos del Perú y dirige el Fondo editorial de la Universidad ESAN.

Compartir este contenido
Facebook
X
LinkedIn
WhatsApp
Email