Los e-books no son eco-friendly

25 Apuntes de la edición universitaria es la obra que celebra los 25 años de existencia de la Editorial UPC, reúne las experiencias y testimonios de 31 importantes figuras latinoamericanas, especialistas de larga trayectoria, así como de destacados editores invitados de España y Estados Unidos, que abordan los temas más relevantes y actuales de nuestro sector con ideas frescas y honestas. 

Este libro es una referencia contemporánea obligatoria para todos los editores universitarios, que nos inspira e invita a continuar transformando nuestra labor. Enhorabuena a los colegas peruanos por este 25 aniversario y nuestro agradecimiento por su generosidad al permitirnos compartir el texto Los e-books no son eco-friendly de Gustavo Solórzano-Alfaro, contenido en esta publicación, así como la obra completa en acceso abierto disponible en nuestro Centro de documentación.

Gustavo Solórzano-Alfaro
Universidad Nacional Estatal a Distancia
Costa Rica

“No puede desaparecer lo que nos salva. Los libros
nos recuerdan, serenos y siempre dispuestos a
desplegarse ante nuestros ojos, que la salud de las palabras
enraíza en las editoriales, en las librerías, en los círculos de
lecturas compartidas, en las bibliotecas, en las escuelas.
Es allí donde imaginamos el futuro que nos une”.

Irene Vallejo, Manifiesto por la lectura

“Alguien tiene que decirlo:
más que literatura,
esto es deforestación”.

Luis Chaves,“Titular”

A lo mejor, allá a finales del siglo XV, algún vecino de la Imprenta Aldina se quejó por el desperdicio de papel que se acumulaba frente a su puerta. No lo sabemos y, de hecho, es bastante improbable. ¿Cuánto ha cambiado el mundo de la edición desde los días en que Aldo Manuzio, en un taller de Venecia, pedía que lo dejaran en paz para hacer libros? ¿Qué necesitaríamos hoy para hacer libros “en paz”?

Sobra decir que las transformaciones de la industria editorial de los últimos 30 años han sido, en consonancia con los cambios mundiales y tecnológicos, vertiginosos y, ¿por qué no?, asombrosos. Sin embargo, y al mismo tiempo, seguimos aferrados al invento de Gutenberg, seguimos sumergidos olisqueando libros impresos. Entonces, ¿cuánto ha cambiado el mundo realmente y cuánto hemos cambiado nosotros?

En la recién finalizada Filuni (UNAM, Ciudad de México), el historiador cultural estadounidense Robert Darnton lanzó una pregunta: ¿los cambios tecnológicos de nuestra época tienen un equivalente con un cambio de ideas? Con esto se planteaba el problema del libro impreso versus el e-book y de las diferencias entre los modos en que leemos y consumimos la información, entre otros asuntos. El editor Antonio Saborit, su interlocutor, sostenía de entrada que él no veía un cambio y, más bien, se dirigía a otra cuestión: de qué manera todo cambio tecnológico que se ofrece como una panacea oculta también un lado oscuro (basta que pensemos en el proyecto de la modernidad, diría yo). Darnton retomó su pregunta y contestó afirmativamente. Considera que sí hay un cambio fundamental, sobre todo, en el modo en el que pensamos y consumimos las noticias.

Traigo esto a colación porque podemos imaginar un tercer componente: ¿estamos ya frente a un cambio de paradigma evolutivo? Mi respuesta es que aún no hemos llegado a ese punto. Nos hemos enfrentado en los últimos 50 años a cambios tecnológicos enormes. Estos han generado nuevas ideas y formas de consumir la
información. Sin embargo, en términos de especie, evolutivamente, aún pertenecemos al mismo paradigma analógico que vio el nacimiento de la imprenta. 

Esto tampoco es nada extraño. La historia es cualquier cosa menos lineal, como bien han mostrado Graeber y Wengrow en The Dawn of Everything. A lo largo del tiempo, han convivido diferentes especies de homínidos, y las ideas se han transformado, ocultado o transmitido de una cultura a otra. No es extraño que, en la actualidad, convivamos en un mundo tecnológicamente diferente, con nuevas ideas y un modelo de pensamiento que aún no termina de comprender o asimilar estos cambios y los que estarán por venir.
En un contexto con estas condiciones, es usual que surjan constantemente promesas y utopías (no en vano los paralelismos que se han señalado entre nuestra época y la Edad Media), desde la desaparición del libro impreso por una cultura digital abierta y democrática hasta los paraísos ecológicos libres de huella de carbono.

Como tantas otras promesas, estas resultan falsas, ilusorias. Ni el libro impreso ha desaparecido ni la digitalización ha democratizado el conocimiento y, mucho menos, ha permitido vivir en una utopía verde.

Coexisten diferentes modos de pensar, producir o consumir la información, los textos, la escritura. El libro impreso convive hoy con el e-book, el audiolibro y otros formatos multimedias; ha tenido un renacer gracias a la edición independiente, por ejemplo, que ha sabido retornar al arte manual de la edición. Por su parte, los e-books nos entregan inmediatez y los audiolibros nos permiten ganar tiempo.

La edición ecológica
Entre las transformaciones que ha experimentado el mundo, se encuentra la urgencia de atención por el cambio climático. En ese sentido, las tendencias verdes, ecológicas o eco-friendly (como decimos en América Latina) se han apoderado del marketing, de la moda, de las agendas políticas y de los programas educativos, entre otros, y el mundo editorial no ha quedado exento. En 2001, Todd Pollack fundó la Green Press Initiative y, luego, se unió con otros actores para formar el Book Industry Environmental Council (BIEC), quienes trabajaron hasta 2016 en diferentes iniciativas y lideraron las acciones en torno a la sostenibilidad. Sin embargo, desde entonces, estos esfuerzos mermaron debido a diversas causas no del todo claras1.

En 2021, todas las tendencias mencionadas anteriormente se aceleraron exponencialmente debido a la crisis sanitaria provocada por la COVID-19 y hoy están presentes en buena parte de las discusiones.

Así, el título de esta breve exposición busca provocar, evidentemente, pero es ante todo un llamado para pensar las ideas sobre la sustentabilidad en el medio editorial desde diferentes ángulos, sin caer en las trampas de tantas otras promesas falsas o incumplidas en el mundo de los libros. En ese sentido, cuando nos planteamos la pregunta que da pie a este ejercicio: ¿qué significa trabajar a favor del medioambiente en el sector editorial?, es necesario tratar el tema con optimismo, pero también con una mirada crítica que permita sopesar las diferentes opciones y propuestas que puedan surgir.

La edición ecológica o ecoedición es una manera novedosa de gestionar la producción de libros con base en estándares de sostenibilidad, con el fin de minimizar los efectos negativos del proceso editorial en el medio. Por lo tanto, implica adoptar mejores prácticas y técnicas respetuosas con el ambiente durante todo el ciclo de vida del producto, desde el diseño y el formato, pasando por la materia prima, la distribución y la impresión. Veamos algunas de las prácticas:

  • Aplicar técnicas de diseño que aprovechen al máximo los tamaños y formatos adecuados para evitar desperdicios.
  • Utilizar tintas a base de aceites vegetales y productos químicos menos dañinos.
  • Reducir el uso de recursos naturales (como la madera para producir papel).
  • Utilizar papel reciclado o certificado.
  • Usar materiales sostenibles y duraderos.
  • Imprimir bajo demanda y producir localmente.
  • Reducir emisiones de carbono gracias a la disminución de transportes o bodegaje.
  • Gestionar los residuos adecuada y responsablemente.
  • Reutilizar libros usados.
  • Publicar e-books y audiolibros.
  • Generar políticas editoriales que promuevan prácticas amigables con el ambiente.
  • Divulgar al público información transparente sobre las prácticas sostenibles que la editorial aplique.
  • Estimular estas prácticas mediante campañas educativas y a través de historias que aborden temáticas a favor del ambiente2.
 

Como podemos advertir, se trata de un conjunto de estrategias con diferentes niveles de complejidad y de implicaciones. Por ello, lo importante radica en establecer criterios claros y justos, además de saber reconocer los aspectos negativos que puede enfrentar un plan para convertir una editorial convencional en una respetuosa del ambiente.

De todas estas posibilidades, la que se ha presentado como ideal es la publicación de e-books, que previene principalmente la deforestación. La percepción del público es que los libros electrónicos no contaminan, pues básicamente “surgen de la nada”. Sin embargo, sabemos perfectamente que lo digital no es inmaterial.
Un e-book crea una falsa sensación de limpieza, pero su producción implica toda una serie de materiales, y la sola lectura en un Kindle genera una huella de carbono enorme, incluso mayor que la de leer en físico.

Aquí es donde debemos abandonar el dogma o los ideales absolutos y asumir una mirada crítica; es decir, ser conscientes de nuestras limitaciones y posibilidades. Observemos algunos de los problemas que podemos encontrar:

  • Costos elevados. El uso de papel reciclado o la adquisición de equipos de
    menor impacto ambiental inicialmente presenta un precio mucho mayor, lo
    cual limita el acceso.
  • Limitaciones tecnológicas y menor cantidad de opciones. No siempre la tecnología que se requiere está disponible o se puede adaptar a otras condiciones.
  • Calidad. En algunos casos, los materiales amigables con el ambiente no presentan los estándares de calidad y estética usuales en el medio editorial tradicional, lo cual reduce la aceptación del público.
  • La huella de carbono puede aumentar. Los e-books no existen solo en la imaginación. También son productos concretos, y toda la tecnología que se requiere para producirlos, almacenarlos, venderlos o distribuirlos genera altos costos y exceso de contaminación, desde los dispositivos, la electricidad, el agua, los desechos, la producción de baterías, la maquinaria y demás.
  • Una moda “altruista”. Finalmente, como estrategia comercial, tiene mucho impacto; sin embargo, si no se hace de manera consciente, transparente y sostenida, se desvanecerá hasta ser olvidada o simplemente sustituida.
 

La ecoedición sí es posible

En una época como la nuestra, en la que se libran encarnizadas guerras culturales, el capitalismo parece ser el único vencedor. Con este panorama, las iniciativas de publicación amigables con el ambiente corren el riesgo de ser meros instrumentos publicitarios o fachadas para no enfrentar con decisión los verdaderos problemas. Es fundamental que los productores de materia prima, los desarrolladores de tecnologías, las editoriales y los autores asuman un compromiso real con la posibilidad de imaginar un mundo otro, diferente, equilibrado (Reed, 2022).

En ese sentido, lo primero es abandonar dogmas y adoptar un sentido crítico frente a las tecnologías y las posibilidades. Nada impedirá que nuestro paso por la existencia afecte el medio en el que vivimos. No hay soluciones perfectas, aunque sí una ética que toda persona puede asumir; una conciencia permitiría una mejor calidad de las experiencias y de los libros que publicamos. Cierto, quizá los e-books no son tan eco-friendly y adquirir equipos con menor impacto ecológico resulte sumamente caro, pero nada evita que desde pequeñas trincheras se pueda librar una batalla en favor de una cultura y una convivencia respetuosas de la naturaleza. Creamos libros, imaginamos libros. Crear e imaginar nuevos horizontes es lo que caracteriza al mundo editorial. Al menos así debería ser en el mundo editorial universitario y en el mundo editorial independiente, caracterizados siempre por no guiarse por fines de lucro y por su compromiso humanista.

El legado de Manuzio y de Gutenberg puede convivir en armonía con los algoritmos, la tecnología y el futuro.

1 Cfr. Collins, J. (2020). Eco-Publishing in The Book Industry: An Interdisciplinary Case
Study with Patagonia Books (trabajo de investigación final). Universidad Estatal de Portland. Recuperado de <https://pdxscholar.library.pdx.edu/eng_bookpubpaper/54>.

2 Cfr. Benavides, C. (26 de abril de 2022). Eco-publishing, environmentally friendly and sustainable printing. Recuperado de <https://www.graphispag.com/en/eco-publishing-environmentally-friendly-and-sustainable-printing/>.

 

REFERENCIAS
Graeber, D. & Wengrow, D. (2021). The Dawn of Everything: A New History of Humanity. Reino Unido: Allen Lane.

Reed, J. (22 de abril de 2022). Eco publishing: 8 Ways Authors can Contribute to Sustainability [Entrada en blog]. Recuperado de https://www.publishingtalk.org/sustainability/eco-publishing-ways-authors-contribute-sustainability/

Compartir este contenido
Facebook
X
LinkedIn
WhatsApp
Email